Cultura Organizacional y Open Space Technology

La tecnología de espacio abierto (OST, por sus siglas en inglés) puede responder a una pregunta: ¿cómo desarrollar instancias de encuentro grupal para la resolución de problemas, orientándonos a resultados y,- lo más importante- autogestionado por los mismos integrantes del grupo? En chileno: ¿cómo hacer para que no se chacrée una reunión de trabajo de muchas horas e integrantes? Ehh..., no quedó muy chileno.

Quisiera destacar dos elementos: a) la cesión de poder por parte del facilitador, para la sinergia grupal; y b) la creación de un espacio y tiempo seguro.

Ambos elementos antes señalados, permiten una aproximación a la gestión cultural, al abordar tres ámbitos presentes en toda cultura, según Schein (1986/2004): el poder, el tiempo y el espacio percibido por una organización.

Si es posible -tal como esta tecnología lo propone-, devolver la libertad y responsabilidad a cada uno de los participantes, para gestionar en conjunto los temas que a cada uno le motiva, permitiría un reseteo temporal de la estructura jerárquica al interior de la organización, facilitando un rediseño organizacional.

Si es posible gestionar el tiempo, de manera que sea concebido como un tiempo ontológico -en el sentido, que atañe a cada persona en su mismidad y desarrollo-, además de buscar un balance de Kairos y Chronos en juego, en actividad, de manera encarnada (feat Francisco Varela), permitiría la reconceptualización de los tiempos al interior del grupo, pudiendo orientarse hacia una mayor productividad ("el tiempo pasa volando cuando hago algo que me interesa").

Finalmente, si es posible gestionar el espacio común para la incorporación del aporte individual, de manera conjunta con el trabajo en equipo organizado, permitiría la redistribución del valor a los artefactos presentes en la organización (Schein, 1986/2004), "desmitificando" -en su sentido positivo- rituales, héroes y tabues al interior de la organización.

Esta posibilidad de dejar "entreparéntesis" las expresiones de una cultura organizacional, facilitaría -finalmente- las posibilidades de incorporar se manera satisfactoria, instancias de cambio al interior de un subsistema organizacional por un período de tiempo corto, hasta que los microcambios y resistencias, tiendan a volver al estado previo de interacción entre lo simbólico y lo imaginario (feat Jacques Lacan). ¿Y lo Real? ...

Las implicancias para una gestión del cambio cultural , TI, u otra aproximación específica, será desarrollada en otra ocasión. Nos interesa sus comentarios. 

Saludos Cordiales,

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar